Cita

La escuela de Frankfurt, Teoría Crítica,escepticismo y movimientos estudiantiles


Resumen

El tema de Escuela de Frankfurt abarca muchos autores de muy diversas disciplinas, diferentes etapas en diferentes países, muchas obras de temas tan diversos como son economía, política, economía, arte, estética, etc. y diferentes posturas que inician con la crítica , escepticismo, irracionalidad, etc. es por ello que en este trabajo se pretende hacer una revisión histórica sobre su origen, sus principales autores en sus diferentes generaciones y documentar las ligas a la mayor cantidad de obras derivadas de sus trabajos de manera que trabajos posteriores puedan utilizar este trabajo como una base documental.

Introducción

El término “Escuela de Frankfurt” persiste hasta nuestros días, y para entender su importancia es necesario realizar una revisión histórica de su origen y evolución,  ¿cuáles fueron sus antecedentes históricos? ¿Quiénes fueron sus principales autores? ¿Cuáles fueron sus principales contribuciones?

Desarrollo

Antecedentes históricos

Cuando nos referimos a la “Escuela de Frankfurt” nos referimos al grupo de pensadores que formaron parte del Instituto de Investigaciones Sociales que surgió en la Universidad de Frankfurt, así de los seguidores influenciados por sus ideas.

Para entender los antecedentes que llevaron a formar la “Escuela de Frankfurt” podemos apoyarnos en las siguientes referencias encontradas en la Enciclopedia Néshtacar sobre la historia de la Escuela de Frankfurt que nos ilustran los antecedentes para que en 1922 surgiera este grupo de intelectuales marxistas de origen judío con la propuesta de la Teoría Crítica. [1]

“En el siglo XIX y comienzos del XX, la teoría marxista predecía que si la guerra llegaba a Europa, las clases trabajadoras en cada país europeo se unirían y sublevarían. Pero la teoría fracasó. Cuando la Primera Guerra Mundial comenzó en 1914, la lealtad de los trabajadores por su país fue mas fuerte que su llamada “conciencia de clases“. Fueron a la guerra con honor, tanto los franceses como los alemanes, austriacos, rusos o británicos y marcharon al frente de batalla.

En 1917 la revolución judeomarxista logró establecerse en Rusia pero fracasó en su propagación por el resto de Europa, contradiciendo por segunda vez la teoría ortodoxa marxista. Al final de la guerra, la teoría marxista debió preguntarse en qué se había equivocado. Antonio Gramsci en Italia y el judío Georg Lukács en Hungría creían tener la respuesta. Gramsci y Lukács creían que la cultura occidental había alienado a la clase trabajadora sobre sus intereses marxistas reales. Antes de que la revolución marxista tuviera lugar, la cultura occidental tenía que ser destruida.”  [1]

En 1922, Félix J. Weil intelectual germano-argentino, a instancias del Dr. Karl Korsch convoca y financia el seminario denominado Primer Semana de Trabajo Marxista en la localidad de Ilmenau, en los bosques de Tübingen, donde asistieron el filosofo Geork Lukacs, Karl Korsch jurista alemán, Richard Sorge politologo, Karl August Wittfogel dramaturgo y Friedrich Pollock sociólogo, economista y filósofo.
Debido al gran éxito del evento Félix Weil y su amigo Friedrich Pollock toman la decisión de crear el Instituto para la Investigación Social en 1923 con el apoyo financiero de Hermann Weil y su hijo Félix Weil y la gestión de Kurt Albert Gerlach quien logra que el Ministerio de Educación alemán autorice al Instituto de Investigación Social y es nombrado Director del Instituto, pero su muerte por diabetes en 1922 le impide tomar posesión, siendo Carl Grunberg a quien le corresponde ser el primer Director del Instituto, enfocando los esfuerzos en el estudio de la Historia del Socialismo y el movimiento obrero, logrando elaborar 15 tomos.

La Universidad de Frankfurt estaba cumpliendo 10 años de su fundación y constituyo un centro de gran libertad universitaria, adecuada para lineas de investigación sobre las ideas centrales del marxismo.

Es hasta la muerte de Carl Grunberg en 1930  y la toma de la Dirección por parte de Max Horkheimer cuando se constituye un”núcleo duro” de la Escuela de Frankfurt formado por: Theodor AdornoMax Horkheimer, Erich FrommWalter Benjamin y Herbert Marcuse.

Aunque en un inicio nos pudiera parecer que existía una gran heterogeneidad en los integrantes de la Escuela de Frankfurt el deseo de desarrollar un pensamiento crítico y reflexivo, inspirado en los pensamientos marxistas  los unía.

La heterogeneidad dio lugar a la interdisciplinariedad como podemos ver en el desarrollo de la  Teoría Crítica por parte de Horkheimer, Fromm, Adorno y Marcuse, donde participarán distintas ciencias como son:

La Sociología, Con las bases del Marxismo y   sus contribuciones con los estudios de marginación y opresión presentes en la sociedad, presentes en los estudios del antisemitismo de Adorno y Horkheimer cuyo valor no es solo sociológico, sino que constituyen una crónica de los mecanismos utilizados por el nacionalsocialismo en la formación de un “sentimiento social” y todo un sistema destinado a la marginación y exterminio de un grupo determinado.

Dentro de la teoría crítica se considera a la sociología con una función más allá de describir el todo social, sino que debe mantener la crítica a la sociedad para sacar a la luz los mecanismos ideológicos que pretende esconder, impulsando su transformación apuntando en lo negativo lo que debe cambiar.

 El psicoanálisis, ayuda en la comprensión adecuada del individuo, se tomó como referencia a Freud y se le encargó a Erich Fromm la armonización entre las ideas de Marx y la psicología ya que ambas ideas coincidían en la denuncia de la alienación del proletariado dentro de las sociedades capitalistas. La interpretación del Psicoanálisis de Fromm restando importancia  a conceptos como el libido del psicoanálisis no fueron del agrado de los demás miembros de la Escuela de Frankfurt y ocasionó la salida de Eric Fromm.

 La economía, es la disciplina que nos ayuda a estudiar la interacción del individuo con la sociedad, toda vez que el individuo influye en la sociedad con la economía y la sociedad a su vez afecta la vida del individuo con la economía.

Si bien la sociología, el psicoanálisis y la economía constituyen la base principal de la teoría crítica,  se recibieron influencias de los tratados teológicos de Paul Tillich , los estudios musicales de Adorno   y los estudios de estética y la filosofía de la historia de Walter Benjamin

Principales autores

Mark Horkheimer

Hijo de un fabricante judío, nació el 14 de febrero de 1895 en Stuttgart. Abandonó los estudios en 1911 para aprender un oficio y ayudar en la fábrica de su padre y participó en la Primera Guerra Mundial. Al finalizar esta, terminó el bachillerato y decidió estudiar Filosofía y Psicología en Múnich, Friburgo y Frankfurt, donde conoció a Theodor Adorno. Defendió su tesis doctoral en 1922 bajo la dirección de Hans Cornelius, con un trabajo sobre la antinomia del juicio teleológico. Tres años después presentaría su habilitación con un trabajo sobre la crítica del juicio de Kant. En 1926 comienza a trabajar en la Universidad de Frankfurt y se casa con Rosa Rieker. A partir de 1930 pasa a formar parte, junto a Fromm y Marcuse, del Instituto para la Investigación Social (IIS), siendo nombrado director del mismo al año siguiente. Entre 1932 y 1939 se encargaría de mantener la publicación de la Revista para la Investigación Social.

Sus obras principales: Estudios sobre Autoridad y familia (l936), Teoría tradicional y teoría crítica  (l937), Dialéctica de la Ilustración  (l948) conjuntamente escrita con Adorno, Teoría Crítica (l968).


Theodor W. Adorno

Nació el 11 de septiembre de 1903 en Frankfurt. Hijo de un comerciante de vino, judío y de una cantante italiana. Durante su época de estudiante entabló amistad con Sigfrid Kracauer. Estudió música, psicología, filosofía y sociología, y durante su época universitaria conoció a Max Horkheimer y Walter Benjamin. En 1924 defendió su tesis doctoral sobre Husserl. En 1925 y 1926 fue alumno de Schönberg y Berg en Viena. En 1931 terminó su habilitación bajo la dirección de Paul Tillich, con un trabajo sobre la construcción de lo estético en Kierkegaard. Durante los años 30 combinó su colaboración con el Instituto para la Investigación Social (IIS) con otras tareas para revistas musicales y culturales. Ante la persecución de los judíos subversivos, Adorno emigró a Oxford en 1934, ejerciendo la docencia en Merton. En 1938, un año después de su boda con Gretel Karplus, emigró a Nueva York donde pasó a colaborar intensamente con el IIS, instaurado temporalmente en la ciudad americana. Entre 1942 y 1944 se instala en California y trabaja junto a Horkheimer en Dialéctica de la Ilustración.

Georg Lukács

Filósofo y crítico literario judío-húngaro, especializado en el marxismo. Estudió con Ernst Bloch, y también se interesó por el neokantismo. En su obra Historia y conciencia de clase, intenta renovar y prolongar la interpretación marxista de la sociedad, repensándola a la altura de su tiempo. Su labor como intérprete y continuador de la tradición marxista le llevó a ser miembro fundador de la Escuela de Frankfurt.

Walter Benjamin

Filósofo y crítico literario judío, estrecho colaborador de la Escuela de Frankfurt, adaptó su temprana vocación por el misticismo al materialismo histórico, al que se volcó en sus últimos años, aportando una visión única en la filosofía marxista. Como erudito literario, se caracterizó por sus traducciones de Marcel Proust y Charles Baudelaire. Su ensayo La labor del traductor es uno de los textos teóricos más célebres de este autor.

Benjamin mantuvo una extensa correspondencia con Theodor Adorno y con Bertolt Brecht y ocasionalmente recibió financiación de la Escuela de Frankfurt bajo la dirección de Theodor Adorno y Max Horkheimer. Las influencias competitivas del marxismo de Brecht (en menor medida la teoría crítica de Adorno) y el misticismo judío de su amigo Gershom Scholem fueron centrales en el trabajo de Benjamin, aunque nunca logró resolver sus diferencias completamente. Las Tesis sobre la filosofía de la historia, uno de los últimos textos de Benjamin, fue lo más cercano a tal síntesis, que junto con los ensayos La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica y Para una crítica de la violencia, son sus textos más leídos.

 Herbert Marcuse

Judío nacido en Alemania, que durante unos años trabajó dentro de la Escuela de Frankfurt. Los temas centrales de su pensamiento giran en torno a la crítica de las sociedades capitalistas occidentales. Entre sus obras más destacadas, hay que citar Eros y civilización y El hombre unidimensional. Su pensamiento jugó un importante papel en las revueltas estudiantiles de los años 60, y el movimiento hippie, cuando Marcuse se convirtió en el principal filósofo que inspiró estos movimientos.

 Erich Fromm

Psicoanalista judío, Fromm participó activamente en la primera fase de las investigaciones interdisciplinarias de la Escuela de Frankfurt, hasta que a fines de los años 40 rompió con ellos debido a la heterodoxa interpretación de la teoría freudiana que desarrolló dicha escuela, la cual intentó sintetizar en una sola disciplina el psicoanálisis y los postulados del marxismo (freudomarxismo). Fue uno de los principales renovadores de la pseudociencia psicoanalítica a mediados del siglo XX.

Jürgen Habermas

Nació el 18 de julio de 1929 en Düsseldorf. Estudió filosofía, psicología, literatura alemana y economía en la Universidad de Gotinga, Zurich y Bonn, donde defendió su tesis doctoral sobre Schelling. En 1955 contrajo matrimonio con Ute Wesselhoeft y al principio trabajó como periodista, hasta que Adorno le invitó a formar parte del reinaugurado Instituto para la Investigación Social (IIS) en Frankfurt. Allí entra en contacto con la Investigación Social empírica y reorienta sus intereses hacia la teoría crítica de la sociedad. En 1961 defiende su habilitación, centrada en el concepto de sociedad civil. Pasó así a ser profesor de la Universidad de Heidelberg, aunque siguió colaborando con el IIS con un proyecto de investigación sobre el movimiento estudiantil. Entre 1964 y 1971 ejerció como profesor en la Universidad de Frankfurt, y se convierte en uno de los principales representantes de la Teoría Crítica, publicando obras como Conocimiento e interés. En 1971 se traslada a Starnberg como director del Instituto Max Planck, continuando con su labor de investigación, con obras como Problemas de legitimación en el capitalismo tardío. En esta época recibe el reconocimiento de diferentes círculos intelectuales, materializado en diversos premios: el premio Hegel (Stuttgart, 1974), el premio Sigmund Freud (Darmstadt, 1976), y con el premio Adorno (1980). En 1981 publica su obra más importante: Teoría de la acción comunicativa y en 1983 es nombrado miembro de la Academia Alemana de la Lengua y la Poesía en Darmstadt. Entre 1983 y 1994 trabaja como profesor de Filosofía Social y Filosofía de la Historia de la Universidad de Frankfurt, publicando obras como Conciencia moral y acción comunicativa, o El discurso de la modernidad. Es nombrado doctor honoris causa por múltiples universidades y en Facticidad y validez reivindica una teoría normativa del Estado de derecho. Desde entonces no ha parado de recibir el reconocimiento internacional en forma de premios, y ha ido ocupando un lugar cada vez más relevante en el panorama intelectual no sólo alemán, sino también europeo, de modo que su pensamiento se ha convertido en un auténtico referente moral de nuestro tiempo.

Friedrich Pollock

Economista, sociólogo y filósofo judío, especializado en el marxismo. Fue el encargado de desarrollar toda la vertiente económica del proyecto de Teoría Crítica. Como otros miembros de la Escuela, se vio obligado a emigrar a Nueva York en 1933. A su vuelta, trabajó como profesor de la Universidad de Frankfurt, dedicando sus esfuerzos a la crítica del capitalismo y a los mecanismos económicos que puedan llegar a ejercer diferentes grados de dominación sobre el ser humano.

Leo Löwenthal

Sociólogo judío, Lowenthal alcanzó la mayoría de edad durante los turbulentos años iniciales de la República de Weimar. Se unió al recién fundado Instituto de Investigación Social en 1926 y se convirtió rápidamente su experto líder en la sociología de la cultura y la literatura de masas, así como el jefe de redacción de la revista que lanzó en 1932, la Zeitschrift für Sozialforschung.

Carl Grünberg

Economista judío nacido en Moldavia. Fue el primer director del Instituto de Investigaciones Sociales. Creó y editó el periódico de historia socialista conocido como Grünbergs Archiv (Archive for the History of Socialism and the Worker’s Movement). Se retiró en 1929 y dejó el Instituto a Max Horkheimer. Grünberg es considerado padre del “austromarxismo”.

Félix Weil

Mecenas e intelectual judío nacido en Argentina y principal impulsor financiero de la Escuela de Frankfurt. En 1923 financió la Primera Semana de Trabajo Marxista (Erste Marxistische Arbeitswoche)

Contribuciones

Su primera contribución es la teoría crítica eminentemente materialista, en contacto con la realidad y con los problemas sociales y alerta de las posibles distorsiones ideológicas  provocadas por traiciones de aquellos que las promueven. Dentro de la producción en este tema están: “Teoría Tradicional y Teoría Crítica, Materialismo, Metafísica y Moral”

En el artículo “Teoría Crítica: Pensar la sociedad para transformarla” de Rafael Rattia [2] nos identifica las siguientes contribuciones: Teoría Crítica, Teoría de la acción comunicativa, La ética del daesacato antiautoritario del Hombre unidimensional y la Dialéctica negativa.

La Teoría Crítica representada por Max Horkheimer, Theodor Adorno, Jurgen Habermas, Herbert Marcuse y Walter Benjamin postuló, cada uno desde un ámbito de análisis teórico-filosófico, lo que se puede considerar como una verdadera “ruptura epistemológica” con la ciencia tradicional que gobernaba los hábitos intelectuales/académicos de la Europa de los años 20 y 30 del siglo pasado.”

“Jurgen Habermas resultó el más filosófico de los frankfurtianos; ocupándose de proponer una concepción vasta de una “Teoría de la acción comunicativa” de inéditas proyecciones universales y de inobjetables rasgos renovadores dentro de los estudios de la Socio-antropología del lenguaje y la teoría de la dominación capitalista.”

“Herbert Marcuse postuló una ética del desacato antiautoritario con su hasta ahora no suficientemente valorada obra “El hombre unidimensional” que caló hondo en la sensibilidad juvenil de las demandas estudiantiles del Mayo francés y las revueltas universitarias de Berkeley en los EE.UU.”

““La Escuela de Frankfurt” como también se le conoce a los fundadores y exponentes de la “dialéctica negativa” propició con sus enfoques “freudomarxistas” (Wilhem Reich. Psicología de masas del fascismo) analíticos comprehensivos de la sociedad postindustrial una especie de “revolución copernicana” en el marco del estudio heterodoxo o antidogmático de la estructura jerárquico-autoritaria de la familia burguesa; desde Hegel-Marx y Freud se situaron en una postura subversiva y radicalmente transformadora que propuso la alternativa de estudiar la sociedad para transformarla desde sus cimientos, es decir, desde la naturaleza del modo de producción y la formación económico-social, pasando por lo que se conoce como el andamiaje superestructural de la sociedad contemporánea.”

La barbarie sistematica y racionalmente organizada les hizo desconfiar de la capacidad del hombre de construir sociedades justas e igualitarias y especialmente en sus elogiada razón.

El proyecto de la Teoría crítica se ve suplantado por un escepticismo y un alto grado de pesimismo, que se ven reflejados en una de las obras más comentadas de Adorno y Horkheimer: Dialéctica de la Ilustración.

Si buscamos referencias de las diferentes etapas que ha vivido la Escuela de Frankfurt podemos apoyarnos en el “Diccionario Crítico de Ciencias Sociales” en su entrada “Escuela de Frankfurt: Primera Generación”

Pues bien, si tuvieramos que hacer una síntesis de la trayectoria cronológica de la Escuela de Frankfurt habría que subrayar cuatro etapas determinantes:
   –   La primera comprendida entre los años 1923-1924, fecha de su fundación, y en la que el Instituto de Investigación Social  se vincula a la Universidad de Frankfurt. La publicación de la Zeitschrift für Sozialforschung, en l932, establece de una manera general la línea de investigaciones de carácter crítico-dialéctico.
   –    Sin embargo, se puede considerar que es a partir de 1932 cuando se puede hablar propiamente de la génesis de la Escuela de Frankfurt con la dirección de Max Horkheimer. Esta segunda etapa coincide con el ascenso del Nazismo. El exilio y la muerte de algunos de sus miembros fundamentales imprime un sesgo que será decisivo en el análisis teórico de la Escuela. No obstante, el contacto con la sociedad norteamericana introduce y consolida el estudio de la sociedad post-industrial y sus estructuras sociopolíticas y culturales. La vuelta de Max Horkheiemer a Alemania en el año l950 cierra esta etapa.
   –   Desde l950 hasta la muerte de Adorno en l969 y de Horkheimer en l973, se llevan a cabo las aportaciones teóricas y metodológicas de la Teoría Crítica. Aquí, la conjunción de las técnicas empíricas con la reflexión teórica rompe el tópico de excesiva abstracción con el que se ha tildado a los autores frankfurtianos. Los Frankfurter Beiträge zur Soziologie son una buena prueba de ello. Es en esta etapa en la que se escriben las obras fundamentales no sólo de quienes volvieron a Alemania, sino también de quienes permanecen en Estados Unidos como será el caso de Marcuse. La influencia de la Teoría Crítica en los acontecimientos de los años sesenta es innegable y merecería un estudio específico el esclarecimiento de cómo se tomaron conceptos y propuestas características de la Escuela.
   –   La cuarta etapa, tipificada de una forma convencional, se puede situar en el final de la Teoría Crítica clásica (Horkheimer, Adorno, Marcuse) y el surgimiento de la “segunda generación” (Jürgen Habermas, Claus Offe, Oscar Negt, Alfred Schmidt y Albrecht Wellmer, preferentemente). Habermas ya había iniciado su colaboración con la Escuela en los años cincuenta. Será a partir de la década de los sesenta cuando con la publicación de Student und Politik, escrito por Habermas y Ludwig von Friedburg, comience el tránsito de la “primera generación” a la “segunda”. Los años setenta imprimen un giro nuevo a la temática crítica al introducir paradigmas nuevos a la Teoría Crítica. La obra weberiana enriquecerá la investigación social neofrankfurtiana. Y, asimismo, métodos empíricos provenientes de la tradición positivista y funcional-sistémica entran a formar parte de los estudios orientados, sobre todo, al análisis de la sociedad post-industrial y de sus estructuras.

Conclusión

La Escuela de Frankfurt nos ofrece una extensa gama de análisis desde diferentes temas de la sociedad como son la cultura, el arte, la economía, psicología, la sociología, etc.

Si bien la “Teoría Crítica” fue desarrollada por Horkmeimer, Fromm, Adorno y Marcuse con el apoyo de Pollock en la vertiente económica, otras de las obras que se reconocen como aportaciones de la Escuela de Frankfurt se trata de trabajos elaborados por un par de los pensadores como es el caso de la “Dialéctica de la Ilustración” realizado por Adorno y Horkheimer y obras de autores individuales como “El Hombre Unidimensional” de Herbert Marcuse o “La Teoría de la acción comunicativa” de Habermas.

Otro de los puntos importantes para comprender a la Escuela de Frankfurt es considerar el entorno inicial antes de la segunda guerra mundial en Alemania su paso por la Universidad de Columbia en USA y su posterior reinstalación en Alemania en un entorno industrial completamente diferente y con la amarga experiencia de Auschwitz el cual marco de manera definitiva su opinión sobre la racionalidad de los seres humanos.

El Instituto de Investigaciones Sociales continúa en Alemania, sin embargo, el núcleo de lo que se considera el pensamiento de “La Escuela de Frankfurt” se ubica hasta los 70´s.

Una visión filosófica de La Escuela de Frankfurt que en este momento queda del alcance de esta investigación histórica sobre orígenes y aportaciones, es el artículo “La Escuela de Frankfurt: El destino trágico de la razón” de Alejandro del Palacio Díaz [4], el cual se recomienda consultar quienes ya entiendan los antecedentes.

Referencias

[1] Escuela de Frankfurt: Wiki Néshtacar

[2]Teoría Crítica: pensar la sociedad para transformarla, Rafael Rattia

[3] Escuela de Franfurt: Primera Generación, Blanca Muñoz, Diccionario Crítico de Ciencias Sociales.

[4] La Escuela de Frankfurt: El destino Trágico de la Razón, Alejandro del Palacio Diaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s